Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /homepages/18/d221019398/htdocs/clickandbuilds/CasaRuralDoaCarmenenVillanuevadelosInfantes/wp-includes/plugin.php on line 600

Warning: Parameter 1 to wp_default_styles() expected to be a reference, value given in /homepages/18/d221019398/htdocs/clickandbuilds/CasaRuralDoaCarmenenVillanuevadelosInfantes/wp-includes/plugin.php on line 600

Warning: session_start(): Cannot send session cookie - headers already sent by (output started at /homepages/18/d221019398/htdocs/clickandbuilds/CasaRuralDoaCarmenenVillanuevadelosInfantes/wp-includes/plugin.php:600) in /homepages/18/d221019398/htdocs/clickandbuilds/CasaRuralDoaCarmenenVillanuevadelosInfantes/wp-content/plugins/accesspress-social-pro/accesspress-social-share-pro.php on line 100

Warning: session_start(): Cannot send session cache limiter - headers already sent (output started at /homepages/18/d221019398/htdocs/clickandbuilds/CasaRuralDoaCarmenenVillanuevadelosInfantes/wp-includes/plugin.php:600) in /homepages/18/d221019398/htdocs/clickandbuilds/CasaRuralDoaCarmenenVillanuevadelosInfantes/wp-content/plugins/accesspress-social-pro/accesspress-social-share-pro.php on line 100
Que ver en Villanueva de los Infantes de Ciudad Real en la Cuna del Quijote en  El Lugar de la Mancha Cultura -

Que ver en Villanueva de los Infantes de Ciudad Real en la Cuna del Quijote en  El Lugar de la Mancha Cultura

Villanueva de los Infantes

Entrada a la villa, donde nos  recibe y avisa de que estamos en ese “lugar de la Mancha” con la silueta del hidalgo Don Quijote montado sobre Rocinante. 

A la derecha, se observa la escultura El Hombre de Jamila, donada a la ciudad por el artista Juan Antonio Giraldo.

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme.

” Así  comenzaba Cervantes las aventuras del inmortal Don Quijote.

Todo el mundo se ha preguntado alguna vez cuál era ese “lugar”. 

¿Dónde está? Pues bien, misterio resuelto: los expertos lo sitúan en
Villanueva de los Infantes, un tesoro lleno de sorpresas en la provincia de Ciudad Real.

En el 2005 con motivo del IV centenario de la publicación de la primera parte del Quijote, un equipo científico multidisciplinar de la Universidad Complutense de Madrid, integrado por diez expertos en Geografía, Historia, Filología, Sociología, Matemáticas y Ciencias de la Información, dirigido por los catedráticos de Sociología Don Francisco Parra Luna, de Relaciones Internacionales Don Santiago Petschen y el literato don Manuel Fernández Nieto publicaron un estudio interdisciplinar bajo el título El lugar de la Mancha es El Quijote como un sistema de distancias/tiempo dando a Villanueva de los Infantes como el lugar de la Mancha escogido por Cervantes como patria pequeña de don Quijote y Sancho.Fotos: Kismondo.

La iglesia de San Andrés, con portada herreriana de Francisco Cano, y la Casa Rectoral, el gran icono de la localidad. Además, hay otras tres iglesias monumentales, en otras tantas plazas: la de Fuente, Vieja, Trinidad y Santo Domingo. EN villanueva de los Infantes

La iglesia de San Andrés, con portada herreriana de Francisco Cano, y la Casa Rectoral, el gran icono de la localidad. Además, hay otras tres iglesias monumentales, en otras tantas plazas: la de Fuente, Vieja, Trinidad y Santo Domingo. EN villanueva de los Infantes.

Villanueva de los Infantes, en el sureste de Ciudad Real, es la capital del llamado Campo de Montiel y fue declarada Conjunto Histórico Artístico en 1974

Sus atractivos son muchos y algunos muy curiosos: 

Su más glorioso pasado comenzó en el siglo XV y se extendió hasta el Siglo de Oro, cuando ya era un gran foco cultural por donde pasaron literatos tan importantes como Quevedo (cuyos restos reposan aquí; seguid leyendo y lo encontraréis).

 En nuestros días es un auténtico placer adentrarse en su rica historia, y una de las cosas más interesantes es su denominación como “el lugar de La Mancha” de Cervantes. No es broma ni un truco publicitario. 

Un equipo de científicos de la Universidad Complutense, integrado por diez expertos de diferentes materias, lo ha concluido así en un estudio reciente, para el que ha tenido en cuenta las distancias descritas por el autor y otras pistas sociales, culturales y políticas. Don Alonso Quijano, probablemente, era infanteño. Conozcamos, pues, este lugar en el que se volvió loco.

Otra esquina de la plaza: a la izquierda vemos la balaustrada y a la derecha los soportales porticados, en los que se encuentra el Ayuntamiento. Al fondo se ve el conjunto escultórico protagonizado por Don Quijote y Sancho Panza, obra también de Juan Antonio Giraldo.Villanueva de los Infantes

Otra esquina de la plaza: a la izquierda vemos la balaustrada y a la derecha los soportales porticados, en los que se encuentra el Ayuntamiento. Al fondo se ve el conjunto escultórico protagonizado por Don Quijote y Sancho Panza, obra también de Juan Antonio Giraldo.

Nuestro paseo puede comenzar en el centro mismo de la villa, su espectacular Plaza Mayor, que data del siglo XVII

El conjunto, de planta trapezoidal, es un notable ejemplo de la arquitectura neoclásica: 

En el sur se observan balaustradas de madera sustentadas por zapatas en los otros dos lados hay arquerías de medio punto, en uno de ellos está el Ayuntamiento y finalmente, en el norte, se levanta el majestuoso complejo religioso compuesto por la iglesia de San Andrés y la Casa Rectoral.

Villanueva de los Infantes

Don Quijote levanta su mano ante los visitantes de Villanueva de los Infantes. Más que nunca, es el “Hidalgo de los de Lanza en Astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor”

Calles Señoriales de Villanueva de los Infantes cabalga  el Quijote.

Lo primero que llama la atención de Villanueva es su color. Un pardo rojizo que domina en sus calles, en sus palacios nobles, sus edificios civiles y religiosos, y que la distingue notablemente de cualquier otra gran ciudad manchega.

Esta es una tierra muy ligada a la Orden de Santiago, lo que en su momento imprimió carácter a sus gentes. 

Los códigos de caballería influyeron tanto que hasta Don Quijote cayó en sus leyendas y quiso emularlas. 

Su cruz está presente en muchos rincones, destacando sobre la piedra sillar de las casas, que presumen de rejas y blasones labrados sobre sus puertas.

Villanueva de los Infantes

Con el buen tiempo, cubren las calles con pantallas para tamizar la luz del sol.

Villanueva de los Infantes

El cielo se abre entre el entoldado, sutil y camuflado con el color de la ciudad.

Villanueva de los Infantes

En la Calle Rey Juan Carlos destacan las preciosas mansiones renacentistas del número 25, la Casa de Don Manolito (en la actualidad un Centro de Día) y la Casa Palacio de los Ballesteros.

Villanueva de los Infantes

Algunos ejemplos más de fachadas nobles.

Villanueva de los Infantes

Desde la Plaza Mayor sale la impresionante Calle Cervantes, larga y peatonal, por la que debéis caminar con los ojos bien abiertos pues alberga tesoros palaciegos y edificios fascinantes. Entre otros ejemplos, fijaos en la Casa Palacio de los Melgarejo, frente a la Casa Cuartel de los Caballeros de Santiago.

Villanueva de los Infantes

El convento de Dominicos de la Encarnación fue fundado por la Orden Dominica en el año 1598. Su estilo es barroco y la fachada-retablo de la calle Cervantes (en la foto) muestra un altorrelieve con la Anunciación.

Villanueva de los Infantes

Uno de los ejemplos más sobresalientes de la calle es la Casa del Caballero del Verde Gabán. En su día perteneció a la Compañía de Jesús, como atestigüa la cruz sobre su puerta, y aparece mencionada en la segunda parte del Quijote. Como la mayoría de estas residencias, en su interior posee un típico patio castellano con columnas toscanas y un pozo en el centro absolutamente maravillosos.

Villanueva de los Infantes

La Casa del Arco, llamada así por razones evidentes, se levantó en el siglo XVII y es una de las más famosas del municipio. La puerta tiene adornos de conchas, en honor a la Orden de Santiago.

Villanueva de los Infantes

Puerta del Oratorio de Santo Tomasillo, de estilo barroco pleno. En esta villa nació en 1488 el santo Tomás de Villanueva, cuya casa se ubica frente a este sitio, aunque no queda el edificio original.


Villanueva de los Infantes

La Casa de Pirra es un bellísimo ejemplo de casa de labranza y se encuentra 

en la Calle Don Tomás el Médico.

Villanueva de los Infantes

De ella enamora su balcón de forja que da a dos calles y está adornado por coloridos 

geranios. Imita el púlpito donde se proclamaban las gestas al regresar de las Cruzadas.

Villanueva de los Infantes

MUSEO DE ARTE CONTEMPORÁNEO “EL MERCADO”.

Entre semejante patrimonio puede sorprender la existencia de un museo moderno. Pues está en pleno casco histórico. 

Se abrió en 2011 en la sede del antiguo mercado y funciona con colección permanente, con piezas procedentes de la colección particular del infanteño Julián Castilla, y espacios abiertos a exposiciones temporales. En este lugar también se encuentra la Oficina de Turismo. No dudéis en pasar a ver y preguntar.





 

Villanueva de los Infantes

El museo, en la calle Cervantes, 16, expone obras de Joan Miró, Tapies, Miguel Barceló, Manolo Valdés y Antonio Saura, entre otros.

-LA ALHÓNDIGA.

Este es uno de los edificios civiles más interesantes. Se construyó en el siglo XVI como pósito (almacén de trigo) y casa de contratación comercial. En 1719 se transformó en cárcel. Todavía pueden distinguirse inscripciones sobre las piedras realizadas por los presos de la época. En la actualidad funciona como Casa de Cultura y Biblioteca Municipal.

Villanueva de los Infantes

El patio de la Alhóndiga es rectangular y se abre con arcos de medio punto apoyados sobre gruesos pilares cilíndricos con capiteles toscanos. En él tienen lugar conferencias y cursos universitarios.

Villanueva de los Infantes

Una de las exposiciones más recientes en la Alhóndiga tuvo que ver precisamente con El Quijote, y en sus paredes se pudo ver una amplia representación de la Cartelería en torno a la obra procedente de todos los lugares del mundo, desde el siglo XIX hasta ahora.

-Y HASTA AQUÍ LLEGÓ QUEVEDO…

El insigne Francisco de Quevedo y Villegas llegó a Villanueva de los Infantes en abril de 1645, muy enfermo, buscando cuidados médicos. En una pequeña celda del Convento de Santo Domingo, que aún se conserva y donde queda una placa que lo recuerda, murió el 8 de septiembre de 1645.

Villanueva de los Infantes

Quevedo reposa en la cripta de Santo Tomás, esta capilla cubierta con bóveda estrellada gótica, de la iglesia de San Andrés. Se dice que su tumba fue saqueada días después por un caballero que pretendía quitarle las espuelas de oro con las que había sido enterrado y que luego dicho caballero murió en justo castigo. El hecho es que durante mucho tiempo hubo ciertas dudas sobre la autenticidad del cuerpo. Finalmente, en 2009, sus restos fueron identificados como tal y honrados como se merecen.

Villanueva de los Infantes

El Convento de los Dominicos, conocido popularmente como Santo Domingo, se fundó en 1526 bajo el mecenazgo de Juan López Garci-Fernández. En 1844, tras la desamortización de Mendizábal, fue vendido al Estado y se usó para Escuelas Públicas hasta 1979. Actualmente se conserva la iglesia y la celda en la que falleció Quevedo y el resto es un hotel.

Villanueva de los Infantes

Un busto del autor de El Buscón y Sueños se levanta frente a Santo Domingo. “Quevedo es España”, dijo de él Lorca tras visitar su tumba en Villanueva en el verano de 1933.

Villanueva de los Infantes
(Ciudad Real, España).